© imagen

Reciclaje

Imagen asociada al contenido

La industria siderúrgica recicla una y otra vez el acero, en un ciclo potencialmente sin fin, en el que no se produce pérdida de calidad ni apenas merma. Esto convierte al acero en el material más eficiente, hasta el punto de que actualmente seguimos reciclando en nuestras fábricas acero producido hace más de siglo y medio.


A través de un proceso de alto nivel tecnológico, las acerías protagonizan este eterno renacer del acero. Un protagonismo que en el caso de la industria siderúrgica española se da por partida doble. En primer lugar, porque el acero es el material que más se recicla en España: reciclamos 12,5 millones de toneladas de acero al año. Y en segundo lugar porque somos uno de los mayores recicladores de acero de la UE, solo por detrás de Italia.   


Nuestra industria siderúrgica se sitúa a la vanguardia de la economía verde, no solo como campeona del reciclaje sino también por su eficiencia en el uso agua y energía, la reducción de las emisiones de CO2 y la valorización de los residuos del proceso.

Todo se hace con acero: los edificios, los puentes, los automóviles, los barcos, los trenes, los electrodomésticos, los envases… La gran versatilidad del acero es una fuerza creadora y de innovación permanente en los sectores y productos de vanguardia: las energía renovables, la industria aeroespacial, las tecnologías de la información… 


Su eficiencia medioambiental y su fuerza innovadora hacen del acero el material del futuro.



Gonzalo Urquijo Fernández de Araoz

Presidente de UNESID