© imagen

Seguridad y Salud

Para el sector siderúrgico la Seguridad y Salud en el trabajo constituye un valor fundamental y prioritario dentro de su actividad:


  • El sector está fuertemente comprometido y concienciado con la mejora de la seguridad y la salud de sus trabajadores.
  • Nuestro principal objetivo es “fabricar acero a cero accidentes”. 


El proceso productivo siderúrgico, en las últimas décadas, ha sufrido una gran transformación en cuanto al tipo de trabajo que se realiza caracterizándose por los avances tecnológicos introducidos que han permitido una mayor automatización de las tareas y trabajos. No obstante, la actividad siderúrgica en sí, se encuentra encuadrada dentro del Anexo I del Reglamento de los Servicios de Prevención, lo que conlleva una mayor exigencia en cuanto a las obligaciones preventivas.


Las empresas del sector, aparte de la organización particular para la gestión de la Prevención en cada una de ellas, desarrollan diversas actividades conjuntamente a través del Comité de Prevención de Riesgos Laborales de UNESID, que es el órgano gestor de las actividades de esta materia y foro de intercambio de experiencias en nuestra industria. El principal objetivo del Comité es contribuir a una mejor gestión preventiva en las empresas, mediante el desarrollo de todo tipo de programas, proyectos y acciones  que incrementen  el conocimiento técnico y normativo, potencien la puesta en común de buenas prácticas y reafirmen y motiven las  actividades preventivas que se llevan a cabo en cada una de las instalaciones.


Entre las actividades desarrolladas destaca el análisis y estudio de los accidentes ocurridos para que no vuelvan a producirse. Para ello,  el sector analiza y desarrolla sus propias estadísticas sectoriales como indicador de referencia en la mejora de la accidentalidad. Así mismo, se desarrollan proyectos de promoción, formación, información y difusión de la prevención como sistemas y herramientas de mejora de la acción preventiva contribuyan a la integración de la prevención de riesgos laborales dentro del trabajo habitual, como campañas específicas sectoriales de sensibilización en materia de seguridad y salud en el trabajo, novedosos  sistemas  o técnicas de prevención cómo es la “seguridad compartida”,  el “coaching en prevención” o un plan de integración específicos orientado a los mandos intermedios.