© imagen

Energía

Lamentablemente, el ejercicio 2019 no ha supuesto ningún avance significativo en la eliminación de la brecha competitiva que produce el precio de la energía en la siderurgia española.


Si a finales de 2018, el Congreso del Diputados encargó al Gobierno la elaboración, en un plazo de seis meses, de un estatuto del consumidor electrointensivo, la dinámica electoral española, con un ejecutivo en funciones y dos procesos electorales, impidieron que se aprobase. Si bien es cierto que a lo largo de 2019, el Gobierno aprobó 17 decretos leyes, sin encontrar oportunidad para incluir el estatuto en ninguno de ellos.


En el momento de publicar este folleto, el estatuto sigue sin estar publicado y los últimos borradores que ha conocido nuestra industria no suponen un avance significativo en la imprescindible mejora de la posición competitiva de España en relación con Francia o Alemania.


El precio medio del mercado mayorista de electricidad se situó, en el conjunto del año 2019, en 47,7 €/MWh, con un diferencial de 10 €/MWh respecto de Alemania y de 8,3 €/MWh respecto de Francia, antes de entrar a considerar los costes añadidos al precio del mercado (ajuste, capacidad e interrumpibilidad), que ascendieron a 3,4 €/MWh y la parte regulada de la factura eléctrica.


Por lo que se refiere al gas natural, UNESID, en colaboración con otras asociaciones industriales, ha continuado trabajando en el estudio y propuestas de alternativas para las nuevas circulares que debe emitir la CNMC en materia de retribuciones por transporte y distribución y por los costes regulados de los peajes. La intención de la industria es re-equilibrar los costes asociados, eliminando la sobre-retribución que había denunciado la propia CNMC en diversas ocasiones.


Aunque estaba prevista su culminación en 2019, diversos problemas burocráticos han retrasado el proceso, que se producirá en 2020, aunque su entrada en vigor es muy posible que retrase hasta 2021.