© imagen

Sostenibilidad

Uno de los innegables beneficios de la economía circular es el valor añadido que aporta a la sociedad: la sostenibilidad, armonizando las actividades económicas con nuestro entorno y la utilización de recursos.


Precisamente, los principales aspectos de la economía circular en el sector siderúrgico son el reciclaje del propio acero y el aprovechamiento de los subproductos.


La propuesta de Economía Circula se ha continuado debatiendo en 2017 en la Comisión, el Consejo y el Parlamento Europeo a través de las negociaciones del trílogo. UNESID ha ido estudiando todas las propuestas y borradores de opinión con el objetivo de analizar el impacto que tendrán las modificaciones de las normativas sobre residuos. El proceso ha sido muy complicado debido a la diversidad de posturas.


En España, se ha estado trabajando en la elaboración de la Estrategia Española de Economía Circular. El 100% de la producción de acero y varias empresas de primera transformación han firmado el Pacto por la economía circular del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA). UNESID fue uno de los impulsores y firmantes iniciales del pacto, promovido por el MAPAMA y el Ministerio de Economía y Competitividad (MINECO) con el objetivo de implicar a los principales agentes económicos y sociales en la transición hacia un modelo de economía circular.


En términos prácticos los principales aspectos de la economía circular en el sector siderúrgico son el reciclaje del propio acero y el aprovechamiento de los subproductos. Por ejemplo, las escorias, árido siderúrgico sustitutivo de los naturales las cuales cuentan con múltiples potenciales aplicaciones en forma de bienes de capital o de consumo.