COP 21 Cumbre sobre Cambio Climático. Lo que nos espera.

temperatura

La próxima conferencia de Naciones Unidas sobre el clima, la COP21, será una de las mayores reuniones internacionales. El desafío es de talla: contener el cambio climático que amenaza las sociedades y las economías en el planeta.
París será el escenario donde se espera firmar un acuerdo mundial. Del 30 de noviembre al 11 de diciembre, durante la COP21, se facilitarán las discusiones entre países para garantizar el funcionamiento transparente del proceso de negociación y así favorecer la adopción de un acuerdo de carácter universal.

El reto es abrumador, 196 firmantes, 195 estados más la unión europea y un histórico de COPs en las que los compromisos no llegaron a alcanzar los objetivos buscados. Se trata de lograr mantener el calentamiento global por debajo del límite de los 20 con respecto a niveles preindustriales (hacia 1850).

Antes de la celebración de la COP21, cada país debe publicar su contribución nacional, en la que dé cuenta de los esfuerzos que se compromete a llevar a cabo. Las Contribuciones Nacionales Determinadas (INDC, por sus siglas en inglés) son compromisos de reducción de gases de efecto invernadero (GEI), que cada país presenta de manera voluntaria, de acuerdo a sus realidades.

Los compromisos presentados son de dos tipos, basados en la trayectoria de emisiones del país o en las emisiones respecto a un año de referencia:

Sin embargo, hoy por hoy, los INDC están en entredicho, tras la publicación por parte de China de datos que revelan que infravaloró ampliamente su consumo de carbón durante más de una década y que consumió anualmente mucho más de lo que anunciaba. En 2012, por ejemplo, el consumo de carbón de China habría sido 4.120 millones de toneladas, y no de 3.530 millones de toneladas, como afirmaba. La amplitud de la revisión de datos por parte del principal emisor de gases de efecto invernadero del mundo ha generado interrogantes a pocas semanas de la Conferencia de París.

Además los planes nacionales esconden algunos de los motivos por los que, a pesar de que muchos países incorporan porcentajes de rebaja, los compromisos, hoy por hoy, no son equitativos. Así, de los países más contaminantes, China (25% del total mundial); EE UU (14%); India (7%); Japón (4,3%) y Canadá (1,98%) han planeado recortar sus emisiones respecto al nivel de contaminación de 2005 –año de entrada en vigor del protocolo de Kioto– no de 1990, valor de referencia que se utilizó para elaborar ese protocolo. Para 2005, las emisiones ya eran mayores. Entre los estados más industrializados, solo la Unión Europea y Rusia dicen que recortarán sus volúmenes de CO2 respecto al de hace 25 años.

Este desequilibrio en los compromisos representa un grave riesgo para el crecimiento económico de Europa, su industria y los puestos de trabajo que genera. De nuevo, parece que contaminar fuera de la UE seguirá siendo sencillo y barato. La eficiente Europa dejará de producir bienes de consumo, desplazando la producción a países donde no cuesta nada emitir una tonelada de CO2 y donde la salud de la población y del planeta, se mantienen en un segundo plano frente al crecimiento indiscriminado.

Comparte la noticia

Deja una respuesta

Suscríbete al blog

Date de alta para recibir notificaciones cada vez que se publique un artículo nuevo en el blog.

Deja una respuesta

Suscríbete al blog

Date de alta para recibir notificaciones cada vez que se publique un artículo nuevo en el blog.

Posts relacionados

Categorías