Trump y el comercio mundial

nafta

La inesperada victoria de Donald Trump en las elecciones norteamericanas ha supuesto un terremoto en casi todos los ámbitos de la vida política de ese país. En el campo internacional los temas comerciales, cambio climático y de defensa parecen ser los más afectados, si las promesas y compromisos de la campaña se trasladasen directa e inmediatamente a la acción de gobierno.
Aunque la mejor esperanza sería que el futuro Presidente Trump se olvidase de una buena parte de sus promesas y quisiera reflexionar sobre los compromisos que ha hecho en el campo del comercio internacional. Veamos algunos ejemplos.

  • ALCAN (NAFTA): Trump se ha comprometido a sacar a EE.UU. de este acuerdo comercial, lo que con carácter inmediato tendrá consecuencias muy negativas para Méjico y, a medio plazo, para Canadá y el propio EE.UU. Sorprendentemente cualquier país puede abandonar ese acuerdo con un mero preaviso de seis meses.
  • ATCE (TPP): Igualmente, se ha comprometido a no ratificarlo. Como el partido republicano tiene mayoría en ambas cámaras, si se mantiene la deriva proteccionista podemos dar ese Acuerdo por congelado, por lo menos durante el periodo inicial.
  • ATCI (TTIP): A las reticencias de algunos gobiernos y grupos sociales europeos se une ahora el marcado proteccionismo comercial del Sr. Trump y de las personas que parece van a formar parte de su Administración. En el mejor de los casos, las negociaciones languidecerán durante 2017.
  • Renacionalización del empleo: El discurso de “devolver los puestos de trabajo a América” es uno de los pilares del populismo de algunos seguidores del Sr. Trump. Eso puede significar un rechazo de las normas de la OMC (que básicamente fueron diseñadas por EE.UU. a partir de Breton Woods) y un aumento de la agresividad de las medidas de defensa comercial.
  • China: Este es uno de los pilares del discurso. Trump ha prometido atacar judicialmente a China en casi todos los campos, felizmente no en el militar: desde la defensa comercial a las inversiones o a la “manipulación de la divisa”. Esto puede suponer un riesgo muy grande de desviación de flujos comerciales hacia Europa y, en particular, hacia España.

En todo caso, y con la complejidad de la vida política norteamericana, los nuevos responsables no podrán tomar posesión efectiva antes del mes de marzo, ya que el proceso de audiencias del Senado requiere algún tiempo, si bien será mucho más rápido por la cómoda mayoría republicana que domina esa Cámara.
La primavera de 2017 promete ser interesante.

Comparte la noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al blog

Date de alta para recibir notificaciones cada vez que se publique un artículo nuevo en el blog.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al blog

Date de alta para recibir notificaciones cada vez que se publique un artículo nuevo en el blog.

Posts relacionados

Categorías