© imagen

Consumo aparente

Consumo aparente de acero (2018)


Después de la publicación de los datos definitivos de la Agencia Tributaria [1], la demanda interna de productos siderúrgicos en 2018 fue de 14,5 millones de toneladas lo que representa un ascenso del 12,1% sobre el año anterior.


El crecimiento de la actividad de los sectores consumidores[2], y en especial de la construcción y bienes de equipo ha beneficiado tanto a los productores domésticos como internacionales, sin bien la relevancia de los extracomunitarios ha ido creciendo con el transcurso del año tratando de adelantarse al agotamiento del contingente impuesto por la salvaguardia.


En el primer trimestre el crecimiento de la demanda se limitó al l 1,5% interanual influenciado por la caída del 3,1% de las importaciones totales. En el segundo trimestre se produce el incremento más intenso del ejercicio (18,5%), coincidiendo con el repunte de importaciones. En la segunda mitad del año el aumento de la demanda se acentúa al crecer en promedio el 14,7% en los dos últimos trimestres del año. Sin embargo, a partir de julio los productores exteriores fueron los principales beneficiados del ascenso de la demanda después de que sus ventas se incrementasen el 10,9% en promedio en el segundo semestre (32,8% en el caso de los proveedores de terceros países), lo que contrasta con el crecimiento del 3,7% de las entregas domésticas en el mismo periodo.


Fuente: UNESID, (2019).



De este modo en 2018 el peso de las importaciones de terceros países sobre el consumo aparente se incrementó en prácticamente dos puntos porcentuales hasta satisfacer el 26,6% de la demanda. Esta cifra es tres puntos porcentuales superior a la del año anterior, lo que contrasta con la presión de 2012 cuando se situaba en el 12,9% del consumo aparente.






[1]  El consumo aparente de 2017 se recalculó en 900 kt menos tras la publicación de las cifras definitivas de comercio exterior.

[2] Entre los sectores consumidores de acero destaca el sector de tubos, construcción, automoción, bienes de equipo, electrodomésticos y bienes metálicos entre otros.