© imagen

Productos Planos

Panorama general

Tras el fortalecimiento de los precios que caracterizó al mercado de productos planos en 2017, en 2018 los precios se estabilizaron según el índice de referencia para el Sur de Europa. Hasta el tercer trimestre de 2018 los precios de los principales productos planos registraron un incremento interanual conjunto en promedio del 5,1%, para pasar a estabilizarse en el cuarto trimestre (-0,5%).


Como resultado, el producto que más aumentó el valor durante 2018 fueron las chapas gruesas (9,4%) y las bobinas laminadas en caliente (3,3%). Por el contrario las chapas galvanizadas protagonizaron la principal caída del año (0,7%), si bien este resultado se debe al crecimiento del 29,2% que registró este producto en 2017.

Fuente: Kallanish Commodities, (2019).


En los inicios de 2019 el deterioro de los precios continuó y en el primer trimestre se produce una caída generalizada: del 15,6% en el caso de las bobinas laminadas en caliente; del 12,9% en las chapas laminadas en frio; del 13,2% en el caso de los galvanizados y del 2,0% en las chapas gruesas. En el segundo trimestre se espera que la caída crezca de intensidad según apunta los datos de abril y mayo: después de acentuarse la caída de las chapas gruesas, la contracción conjunta en el precio de los productos planos ascendió al 11,1% interanual.


La producción española de planos laminados en caliente fue de 4,9 millones de toneladas en 2018, lo que representa un aumento del 1,5% sobre el año anterior. Por segundo año consecutivo, la producción de bobinas laminadas en calientes creció hasta los 4,3 millones de toneladas (1,4%). Las chapas gruesas se convirtieron en el producto plano de mayor crecimiento (3,2%) al sobrepasar el medio millón de toneladas producidas. En el otro lado de la balanza las chapas laminadas en frío registraron un descenso del 1,8% hasta 3,5 millones de toneladas, la primera caída de los últimos seis años; mientras que las chapas galvanizadas registraron una disminución (0,8%) al producirse prácticamente 1,9 millones de toneladas.




Bobina laminada en caliente no inoxidable

Las importaciones de bobina laminada en caliente no inoxidable (no aleadas y otras aleadas) descendieron el 2,3% en el primer trimestre de 2018, el único dato negativo del ejercicio. Posteriormente las importaciones crecieron el 14,3% en el segundo trimestre, el 9,1% en el tercer trimestre y el 13,8% en el cuarto trimestre del año. 


De este modo las importaciones totales de bobina laminada en caliente no aleadas crecieron el 8,3% en 2018 al superar los 3,0 millones de toneladas. Las procedentes de la Unión Europea disminuyeron el 0,6% frente el ascenso del 25,0% de las originadas en terceros países. De esta última región procedieron más de 1,2 millones de toneladas, la tercera cifra más elevada de la serie histórica tras el máximo obtenido en 2006 cuando se importaron 1,4 millones de toneladas.

Fuente: UNESID, a partir de la Agencia Tributaria (2019).

Francia se mantuvo como principal origen de las importaciones (33,9% del total), si bien sus transacciones cayeron el 8,7%. Turquía fue el segundo origen principal y el primero extracomunitario, tras haber aumentado sus ventas a España el 37,5%. Taiwán se mantiene como tercer origen, después de que en solo tres años sus ventas se expandieran el 205,8% hasta los 204 kt. Por su parte Italia ha sustituido a los Países Bajos como cuarto origen gracias al aumento que protagonizó en el último ejercicio (18,8%), si bien de estos dos países se importó un volumen similar en 2018 (168,4 y 166,7 kt respectivamente).    


En cuanto el consumo aparente, en 2018 creció el 24,3% hasta 3,0 millones de toneladas. Las entregas nacionales crecieron el 32,4% en relación al año anterior, mientras que el coeficiente de penetración de importaciones extracomunitarias alcanzó el 40,7% del consumo.

 

Chapa gruesa