Estadísticas

El sector

La industria siderúrgica es un sector clave en la economía española. Es un sector estratégico para múltiples industrias, como la automoción, la fabricación de bienes de equipo o de estructuras metálicas. Genera puestos de trabajo cualificados, estables y de calidad. Seguridad laboral, innovación, eficiencia y sostenibilidad son principios que rigen la estrategia del sector, que se reconoce como un factor fundamental de la nueva economía verde.

Panorama general

La crisis sanitaria y económica de 2020 ha dejado algunas de las producciones mensuales más bajas de nuestras estadísticas, comparables a las de la década de los 90, con caídas sólo superadas por las contracciones de la crisis financiera. A pesar de ello, el sector siderúrgico español ha reaccionado demostrando capacidad de adaptación y flexibilidad, garantizando el aprovisionamiento a la vez que ajustando su producción a las necesidades de la demanda de los sectores consumidores de acero.

Así, en abril se perdió algo más de la mitad de la producción con respecto al mismo mes de 2019. Aunque nuestra actividad se consideró en su mayor parte esencial, la etapa más estricta del confinamiento detuvo incluso la actividad de la construcción. El cierre de los concesionarios de coches también forzó la parada de sus fábricas, y ningún otro sector utilizador de acero se vio libre de los efectos de las restricciones sanitarias.

A la primera mitad del año, con cierres más estrictos, le sucedió un segundo semestre de reactivación de la actividad económica y el comercio internacional, llegando a crecer un 36% la producción de acero en el cuarto trimestre con respecto al tercero. Con este perfil, finalmente, la producción de acero bruto en España se ha quedado en 11,1 millones de toneladas, perdiendo en 2020 el 18,0% con respecto al año anterior. De esta producción se han laminado en caliente casi 11,0 millones de toneladas de productos siderúrgicos (-23,7%). La producción de largos ha sido 7,6 millones de toneladas (-14,2%), mientras que la de planos ha sido 3,4 millones de toneladas (-23,7%).

Con la pandemia, la demanda de productos siderúrgicos ha perdido 1,5 millones de toneladas, un 11,7% con respecto al año anterior. Como en el caso de la producción, el consumo de productos planos se ha visto más afectado por la crisis y ha caído un 13,9% frente al descenso del 6,9% de los productos largos. Este descenso del mercado español ha sido paralelo al que se ha producido en el comunitario. La pérdida de consumo aparente en la Unión ha sido del 11,1%.

Como el resto de variables, el perfil de la demanda ha ido a mejor durante el año, superando en el cuarto trimestre al segundo y al tercero, para llegar a un nivel parecido al del principio de 2020. Esta recuperación ha generado una inflación similar a la vista en todas las materias primas: energéticas, metálicas, no metálicas, e incluso las agrícolas. En el caso de nuestro sector el mineral de hierro, la principal materia prima para fabricar acero en el mundo, había caído hasta 79 dólares por tonelada en febrero debido a la incertidumbre causada por el coronavirus en China. En mayo comenzó a subir hasta llegar a 175 dólares en diciembre, más del doble. La chatarra utilizada en los hornos eléctricos también se ha multiplicado por más de dos al pasar de 206 dólares en marzo a 475 al terminar diciembre.

Esta tendencia de subida, tanto en cantidades como en precios de materias primas y productos terminados, ha continuado durante el comienzo de 2021. Este fenómeno está generando interés sobre si estará comenzando un nuevo “súper ciclo” de materias primas. Es pronto para saberlo, será necesario ver si este año continúa igual.

La caída de la demanda ha afectado proporcionalmente más a la producción interna que a las importaciones. Las entregas domésticas de las fábricas españolas han caído un 16% en el año, siendo 1,2 millones de toneladas menos. En cambio, los 8,9 millones de toneladas de importaciones han supuesto una pérdida porcentual algo más moderada, del 13,2%, sin apenas variabilidad entre las grandes zonas geográficas. Las procedentes de la Unión Europea han bajado el 13,2%, en el mismo rango que las de terceros países que lo han hecho el 13,4%,

Las exportaciones, en cambio, han sufrido más y han perdido un 16,2% quedando ligeramente por debajo de los 8 millones de toneladas. En este caso sí se nota la influencia de la proximidad y han empeorado menos las destinadas a la UE (-12,2%) que las dirigidas al resto del mundo (-22,5%). A pesar de que exista un déficit en toneladas, mirando al valor económico de exportaciones e importaciones, se aprecia todavía un superávit comercial que se cifra en 516 millones de euros.

 

Producción

En un año marcado por la pandemia de la COVID-19, la producción de acero bruto en España ha caído el 18,0% respecto al año anterior al suponer 11,1 millones de toneladas. Durante la primera mitad del año destacó el descenso del segundo trimestre (39,2%), al registrar en abril una de las mayores contracciones anuales de la serie histórica (51,8%). En el segundo semestre se produjo una aceleración tras la reactivación de la actividad económica y el comercio internacional, llegando a crecer la producción del cuarto trimestre un 36 % con respecto al tercero.

Calidades

Distinguiendo entre las calidades, en 2020 ha descendido la producción de todos los segmentos. En total se han producido 9,9 millones de toneladas de no aleado (-18,0%), prácticamente 836 kt de inoxidable (-6,8%) y algo más de 428 kt de aleados (-33,5%). Las tres calidades se han beneficiado del acelerón de la actividad del último trimestre, siguiendo una evolución similar a lo largo del año.

En 2020 prácticamente el 73 % de la producción total se realizó a través de la ruta eléctrica (hornos de arco eléctrico), esto es un aumento de 4 puntos porcentuales en comparación con el peso del año anterior. De este modo la chatarra es la materia prima más utilizada por la industria, fundamental en la ruta eléctrica pero también en la ruta integral (hornos altos).

Como resultado, en 2020 la industria siderúrgica española ha reciclado más de 9,1 millones de toneladas de chatarra férrica, lo que le convierte en el principal reciclador del país

Laminados

En 2020 se han laminado en total casi 11,0 millones de toneladas de productos siderúrgicos (-23,7%). La producción de largos ha sido de 7,6 millones de toneladas (-14,2%), mientras que la de planos ha sido de 3,4 millones de toneladas (23,7%). Este último segmento está muy relacionado con el sector de la automoción, una de las industrias que en el segundo trimestre experimentó una detención casi total de la actividad.

Productos

En 2020 ha caído la producción de todas las principales categorías. El corrugado en barra y rollo ha protagonizado la menor disminución del ejercicio (-9,0%) al producirse en total 1.835,7 kt. Por el contrario, los dos productos con más volumen, las bobinas laminadas en caliente no inoxidable (2.937,3 kt) y los laminados en frío (2.663,8 kt), han registrado los principales descensos (25,2% y 19,6% respectivamente).

La crisis sanitaria y económica derivada de la pandemia nos ha dejado algunas de las producciones mensuales más bajas de la serie histórica, comparables a los de la década de los 90 y con caídas sólo superadas por las contracciones de la crisis financiera. A pesar de ello, el sector siderúrgico español mostró una enorme capacidad de adaptación y flexibilidad, al ajustar su producción a las necesidades de la demanda de los sectores consumidores de acero y garantizar el aprovisionamiento.

Entregas

En términos totales, el sector siderúrgico español ha entregado al mercado 12,3 millones de toneladas en 2020, esto es un descenso del 15,2% sobre el nivel del año anterior, lo que ha interrumpido tres años de leves ascensos. Al igual que en el caso de la producción, la mayor caída del ejercicio se observó en el segundo trimestre (33,4%) y en concreto, en abril (-50,4%). Posteriormente la evolución de las ventas mejoró al registrar un descenso del 9,4% en el tercer trimestre, similar al primero, y del 5,4% en el cuarto.

Entregas domésticas

Las entregas destinadas a España han caído el 16,0% en 2020 hasta 6,4 millones de toneladas y suponen el 48,0% del total. La mayor contracción se produjo en abril (-55,9%), la segunda más intensa de toda la serie histórica. Posteriormente la evolución de las ventas mejoró con la reactivación de la actividad económica de la segunda mitad del año, llegando incluso aumentar el 0,5% en diciembre, el primer crecimiento tras 15 meses de bajadas.

Entregas exteriores

El descenso de las entregas exteriores ha sido algo menor al suponer 5,9 millones de toneladas (-14,4%). Al mercado comunitario han ido 3,9 millones de toneladas (-15,1%), después de que el descenso en la segunda mitad del año se limitara al 1,2%. Las entregas a los países terceros han rozado la barrera de los 2,0 millones de toneladas (-12,9%) con el 33,3% del mercado exterior.

En 2020 se ha mantenido la diversificación geográfica que caracteriza a las ventas siderúrgicas: Francia ha sido el principal destino exterior (8% del total), junto Portugal (6%), Italia (5%), Reino Unido, Turquía y Alemania (3% en cada caso).

Productos

En 2020 las entregas de todas las principales categorías han experimentado un descenso, si bien han caído algo más aquellos productos relacionados con la automoción. Las entregas de planos han sobrepasado los 4,3 millones de toneladas (-20,4%), mientras que las de largos han superado los 7,7 millones de toneladas (-11,6%), en ambos casos los volúmenes más bajos desde 2009.

Comercio exterior

El shock provocado por la COVID-19 ha supuesto una paralización del comercio internacional sin precedentes, con una caída del comercio de mercancías del 9,2% según las estimaciones de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Para nuestro sector el impacto ha sido más intenso en el lado de las exportaciones, ya debilitadas en los últimos años ante el incremento del proteccionismo en países terceros. El descenso de las importaciones ha sido menor, a la vez que los contingentes de salvaguardia han garantizado las relaciones tradicionales con los socios extracomunitarios al mantener abierto el mercado europeo. Sin embargo, el diseño de estos contingentes no ha podido evitar el comportamiento oportunista de algunos proveedores de países terceros, lo que explica la volatilidad de las adquisiciones procedentes de esta región.

Importaciones

En 2020 España ha importado más de 8,9 millones de toneladas de productos siderúrgicos y de primera transformación (-13,2%). Los menores descenso se produjeron en el primero (3,7%) y último trimestre (2,7%), mientras que en el segundo y el tercero la caída fue del 28,7% y del 15,9% respectivamente.

Por áreas geográficas el descenso fue similar (13%), si bien las importaciones procedentes de países terceros fueron más volátiles ante la evolución de los contingentes de salvaguardia y en especial, de las procedentes de Turquía.

De la Unión Europea se importaron 6,1 millones de toneladas tras la recuperación del cuarto trimestre (+5,6%). Las importaciones procedentes de países terceros rozaron la barrera de 3 millones de toneladas en 2020 y suponen el 24 % del consumo aparente, peso similar al de los últimos años.

Los principales proveedores de 2020 han sido Francia (21% del total), Alemania (13%), Turquía y Portugal (10% en cada caso) además de Italia. El país alpino registró la mayor caída en 2020 (32,2%), mientas que las importaciones procedentes de Alemania ascendieron el 5,2%. De la parte extracomunitaria también destaco el ascenso cercano al 2% de las importaciones procedentes de India y Corea del Sur frente la caída del 17,5% de Taiwán.

En 2020 sólo han aumentado las importaciones de semiproductos largos hasta suponer 620,7 kt (+9,3%), lo que les convierten en el tercer producto más importado. Por otro lado se han importado en total 2.648,4 kt de bobinas laminadas en caliente no inoxidables (-13,1%) y 1.893,2 kt de chapas recubiertas (-8,0%), los dos productos más importados, mientras que el corrugado ha registrado la mayor caída (23,9%).

Exportaciones

La industria siderúrgica española ha exportado prácticamente 8,0 millones de toneladas de productos siderúrgicos y de primera transformación en 2020, lo que refleja un descenso del 16,2% sobre el año anterior. En el segundo trimestre se produjo la mayor caída (-29,6%), mientras que en el resto el descenso se situó entre el 10 y 13% ante la distinta evolución que siguieron los mercados exteriores.

Las exportaciones a la Unión Europea han disminuido el 14,9% hasta 5,1 millones de toneladas, después de que la mejoría en la segunda mitad del año (-6,1%) compensara la caída del primer semestre (-22,7%). A países terceros se han exportado 2,4 millones de toneladas, lo que supone una reducción del 19,0% sobre el año anterior. Las exportaciones destinadas a esta región llevan bajando desde el segundo trimestre, lo que contrasta con la recuperación del mercado europeo.

Los principales destinos de las exportaciones en 2020 han sido Francia (21% del total), Portugal (12%), Italia (10%), Alemania (7%) y Reino Unido (5%). Todos los principales destinos experimentaron una caída en el último ejercicio, si bien en el segundo semestre la normalización de la actividad en el mercado comunitario redujo su intensidad e incluso crecieron en ciertos países como las destinadas a Francia (2,5%). En el lado extracomunitario Turquía se mantuvo como principal mercado (410 kt), a pesar de la disminución del 12,5% en 2020. De esta región también destacó el descenso de las destinadas a Argelia (27,0%) y a Estados Unidos (38,3%), lo que contrasta con las subidas de las exportaciones a Israel (3,8%) y México (28,4%).

Los dos tipos de producto más exportados, los perfiles estructurales (2.214,9 kt) y el alambrón (1.081,2 kt), registraron algunas de las principales caídas de 2020 (15,5% y 22,6% respectivamente). Por el contrario, las chapas laminadas en frío no inoxidable experimentaron uno de los principales ascensos (6,4%).

Saldo comercial

El saldo comercial ha empeorado en 2020 al presentar un déficit de casi un millón de toneladas, lo que en parte se debe al descenso del superávit en productos largos (16,7%) ante la caída de las exportaciones.

Sin embargo, en términos monetarios el superávit comercial ascendió a más de 516 millones de euros, lo que representa un crecimiento del 54,5% sobre el año anterior, el primero desde 2012, al reducirse el déficit de planos.

Este resultado ha permitido que la tasa de cobertura comercial del sector se incrementase hasta el 108,5%.

Demanda: Consumo aparente

El consumo aparente ha experimentado con la pandemia una caída algo menor que la producción perdiendo 1,5 millones de toneladas, un 11,7% con respecto a 2019. Yendo hacia mejor, el cuarto trimestre ha superado por supuesto al segundo y al tercero, pero quedando en un nivel parecido al alcanzado en el primero.

Como en el caso de la producción, el consumo de productos planos ha resultado más dañado que el de largos, al caer un 13,9% en el primer caso y un 6,9% en el segundo.

 

 

 

 

Panorama económico

El consumo total de productos largos ha descendido el 10,2 % en 2020 como consecuencia de la crisis sanitaria y económica provocada por la Covid-19. La mayor caída de la demanda se ha observado en el segmento del carril y perfiles comerciales, mientras que el descenso del consumo de perfiles estructurales fue más limitado.

El impacto de la pandemia en la actividad de la construcción, aunque de menor intensidad que en otros sectores, ha provocado que en 2020 el consumo de cemento descendiera por primera vez en cuatro años (-9,7 %), caída similar a la demanda de corrugado y que ha condicionado la demanda de productos largos. En paralelo, los visados de dirección de nueva vivienda del último ejercicio se han reducido el 19,5 % a poco más de 85.500 unidades, la peor cifra de los últimos tres años según las cifras del MITMA.

Por otro lado, la contracción de la obra civil y la licitación pública en particular ha sido incluso superior con una caída del valor de la licitación del 19,5 % según los datos de SEOPAN. En paralelo y a la espera de los últimos datos, la inversión productiva de todas las administraciones del sector público se ha situado en el 2,09 % del PIB de 2019 según las cifras provisionales de Eurostat, menos de la mitad del peso que tenía antes del shock de 2007 y alejada de los principales países de nuestro entorno, como Francia (3,65 % en 2019), Alemania (2,71 % en 2020) e Italia (2,68 % en 2020) como de la media comunitaria (3,31 % en 2020). Por su parte la caída de la formación bruta de capital en España se encuentra en mínimos históricos en 2020 según las cifras del INE, con un descenso del 12,8 % en el último ejercicio.

Corrugado y perfiles

Corrugado

En 2020 la producción de corrugado en barra y en rollo ha caído el 9,0 % hasta 1,8 millones de toneladas, el nivel más bajo de nuestra serie. El principal deterioro se ha observado en el mercado extracomunitario, con un descenso de las ventas a esta región del 23,2 % en 2020 frente la caída del 4,0 % de las entregas al mercado interno de la Unión Europea.

Las entregas al mercado doméstico han supuesto algo más de 1,2 millones de toneladas, lo que representa una caída del 5,7 % que ha interrumpido seis años de ascensos. Como resultado, el aprovisionamiento ha caído el 9,8 % hasta 1,5 millones de toneladas.

Del mismo modo, las exportaciones de este producto han disminuido el 14,1 % en 2020 hasta 725 kt con un descenso superior en el caso del mercado de países terceros (18,9 %). El único mercado principal de las exportaciones que ha crecido en 2020 ha sido Israel (12,8 %) y se convierte en el segundo destino, mientras que la mayor caída se ha producido en el mercado estadounidense (36,8 %). Las exportaciones destinadas a Portugal han descendido el 7,4 %.  Los cuatro principales destinos de las exportaciones suponen el 71 % del total.

Perfiles estructurales

La producción total de perfiles estructurales en 2020 ha sido de prácticamente 2,4 millones de toneladas, lo que representa un descenso del 6,5 % sobre el ejercicio anterior y el más bajo de los últimos once años.

En 2020 las entregas domésticas de este producto han ascendido el 1,9 % sobre el año anterior, lo que contrasta con la caída del 13,5 % de las ventas exteriores. El descenso de las importaciones ha sido incluso mayor (-34,8 %) y como resultado, el aprovisionamiento de mercado ha descendido el 1,4 % hasta 511 kt en 2020.

En 2020 las exportaciones totales de perfiles estructurales han descendido el 15,5 % hasta 1,9 millones de toneladas. A la Unión Europea se han exportado 920 kt (-9,6 %) y 951 kt a países terceros (-20,6 %).

Después de diez años, Reino Unido ha dejado de ser el principal destino de las exportaciones al retroceder el 43,2 % en 2020, el primer descenso desde 2016 que coincide con el año en el que finaliza el periodo de transición con la Unión Europea. Por el contrario, las exportaciones destinadas a Francia han aumentado el 1,4 %, lo que le ha permitido convertirse en el principal destino (19 % sobre el total), mientras que las destinadas a Portugal crecieron el 2,1 %. En cuanto las exportaciones a Argelia, han caído el 15,2 % en 2020, si bien este resultado se debe a que en el año anterior las exportaciones alcanzaron el mayor nivel de la serie histórica.

Alambrón, comerciales y material de vía

Alambrón

En 2020 la producción de alambrón ha caído el 16,1 % en 2020 hasta 2,0 millones de toneladas, el menor nivel de la serie y similar al de 2009. Este descenso es similar al que ha experimentado las ventas domésticas y a países terceros, mientras que el descenso de las destinadas a la Unión Europea ha sido del 21,9 %.

Las entregas al mercado doméstico han disminuido el 15,2 % en 2020, la primera caída en tres años que supone el menor de nuestra serie. La caída de las ventas exteriores ha sido más acusada (21,9 %), ante la mayor caída de las destinadas a la Unión Europea (24,4 %).

Por el contrario, las importaciones de alambrón no aleado han crecido el 37,2 % hasta 288 kt, el segundo volumen más elevado de la serie. El repunte de la actividad del último trimestre del año se apoyó tanto en las importaciones europeas como de países terceros, lo que ha permitido reducir la caída final del consumo. Como resultado, el aprovisionamiento del mercado ha sido de 1,2 millones de toneladas (-5,6 %).

En 2020 las exportaciones de alambrón no aleado han caído el 22,6 % hasta 836 kt, con un descenso similar en ambas regiones. Las exportaciones destinadas a Francia y Bélgica han registrado los principales descensos entre los cuatro primeros mercados (respectivamente del 22,8 % y del 16,3 %), lo que ha contrastado con los ascensos de las destinadas a Turquía (5,3 %) e Italia (12,4 %). Estos cuatro países suponen el 75 % del total.

Perfiles comerciales, otras barras

La producción total de pletinas, otras barras y perfiles comerciales (perfiles comerciales en adelante) de todas las calidades ha sido de 1,2 millones de toneladas, lo que representa una caída del 24,3 %, el peor descenso desde la contracción de 2009.

Las ventas domésticas han experimentado un descenso similar al de la producción, mientras que la disminución de las importaciones ha sido más limitada (-18,9 %). Como resultado, el aprovisionamiento del mercado ha caído el 21,3 % al suponer prácticamente 563 kt.

El mercado exterior ha resisto mejor el envite de la pandemia al experimentar una caída menos intensa. En 2020 se han exportado en total algo más de 446 kt de perfiles comerciales no aleados, esto es una baja del 2,1 % sobre el año anterior que se debe a la caída que ha registrado el mercado comunitario (-6,5 %) y que contrasta con el ascenso de las exportaciones a países terceros (5,5 %).

Las exportaciones destinadas al principal mercado, Francia (24% del total), han disminuido el 3,8 % en 2020, lo que ha compensado el ascenso del año anterior. Este mismo patrón se repite en el caso de las destinadas a Italia, uno de los primeros países europeos que comenzó a aplicar medidas de confinamiento más estrictas, con una caída del 22,2 % en 2020. Por el lado de los ascensos ha destacado el incremento del 11,5 % de las destinadas a Marruecos, lo que le ha permitido convertirse en el cuarto destino principal (11 % del total).   

Carril y material de vía

La producción total de carril y material de vía ha sido de casi 256 kt, lo que representa una caída del 6,5 % que interrumpe tres años de crecimiento. Las ventas exteriores aumentaron el 1,9 % y se debe al ascenso de las destinadas a la Unión Europea, mientras que las ventas destinadas a España han caído el 15,5 %.

Del mismo modo las importaciones han descendido el 55,4 % en el último ejercicio, después de registrar en 2019 el máximo volumen de la serie histórica. Como resultado, en 2020 el aprovisionamiento de mercado se ha reducido el 23,5 % en 2020 hasta 96 kt.

En 2020 se han exportado en total 176 kt de carril y material de vía, lo que representa un descenso del 5,4 % sobre el año anterior ante la distinta evolución que siguieron los países comunitarios y el resto del mundo. En el primer caso, las exportaciones han crecido el 4,1 %, mientras que en el segundo han retrocedido el 18,1 %.

En 2020 solamente Italia se mantiene como principal destino de las exportaciones (17 % del total) y con un peso similar, Francia, Canadá y Polonia. Las exportaciones destinadas a estos países han crecido en 2020, destacando el caso del mercado francés (115,6 %). Al igual que en el caso de los perfiles estructurales, las exportaciones destinadas a Reino Unido, segundo destino en 2019, han registrado una caída del 42,0%, sólo comparable a la contracción que se observó el año en el que se celebró el referéndum de permanencia en la Unión europea.

 

 

Panorama económico

La crisis sanitaria provocada por la Covid-19 y la evolución epidemiológica ha condicionado la evolución de los precios de la mayoría de materias primas industriales en 2020, como el de los principales productos planos. En la primera mitad del ejercicio y ante las tensiones en la cadena de suministro internacional, el precio de los productos planos más representativos ha disminuido en promedio el 15,5 %. En la segunda mitad los precios se recuperaron tras la reactivación de la industria europea y ascendieron el 42,8 % en comparación con la misma mitad del año anterior, principalmente por el incremento del 52 % del precio de la bobina laminada en caliente no aleada.

Esta situación se sostuvo en el inicio del año al reforzarse la recuperación de la actividad económica en el mundo y aflorar los problemas del suministro de material. Sólo en los primeros cinco meses de 2021 los precios subieron el 65 % en promedio, lo que les ha permitido alcanzar máximos históricos al superar los 1.000 € por tonelada en 3 de los cuatro principales productos. En comparación con el mínimo alcanzado en junio de 2020 y a la fecha de este informe, a finales de mayo el precio que más se ha recuperado ha sido el de la bobina laminada en caliente (179,5 %), el de chapa laminada en frio (+166,75 %) y la galvanizada (162,4 %), si bien en el mismo periodo el precio de la chapa gruesa también se ha duplicado (128,1 %) 

Con este panorama, la producción de productos planos laminados en caliente ha retrocedido el 23,7 % en 2020 al suponer algo menos de 3,4 millones de toneladas, uno de los volúmenes más bajos de la serie histórica.

La caída de la producción ha sido generalizada en las principales categorías de productos, superando en la mayoría de los casos el 20 %. Sin embargo, en la recta final del año se ha observado un crecimiento de la producción en casi todos los segmentos, en línea con el repunte de la actividad del sector de la automoción.

Bobina laminada en caliente no inoxidable

En 2020 la producción total de bobinas laminadas en caliente (todas las calidades) ha caído el 25,3 % hasta 2,9 millones de toneladas. La principal contracción, de más de la mitad, se produjo en el segundo trimestre si bien la recuperación de la actividad posterior y en especial el repunte del cuarto trimestre permitió reducir la intensidad de la caída final.

En paralelo, las importaciones de bobinas laminadas en caliente no inoxidables han disminuido el 13,2 % al importarse algo más de 2,3 millones de toneladas. Por regiones la contracción ha sido similar, al importarse 1,4 millones de toneladas de la Unión Europea (12,6 %) y 949 kt de países terceros (14,1 %).

La mayoría de principales orígenes se vieron afectados por la contracción de 2020. Francia se ha mantenido como el principal proveedor (35 % del total), seguida de Turquía, Alemania y Taiwán. En 2020 el único incremento de las importaciones se ha observado en las de origen alemán (37,3 %). También conviene destacar el ascenso en 2020 de las importaciones de la India hasta 111 kt (47,9 %) y de Egipto hasta 96 kt (72,8 %), lo que ha consolidado su posición como séptimo y octavo origen.

El consumo aparente ha sido de prácticamente 2,0 millones de toneladas, lo que supone una caída del 14,0 % sobre el nivel del año anterior. La recuperación del consumo en la segunda mitad del año permitió compensar el desplome del primer semestre, si bien los principales beneficiados de esta recuperación han sido los proveedores extracomunitarios.

De este modo el peso de las importaciones extracomunitarias sobre el consumo se ha situado en casi la mitad (47%), similar al de los últimos tres años y el segundo más alto de la serie histórica.

Chapa gruesa

En 2020 la producción de chapa gruesa ha disminuido el 10,5 % hasta 415 kt, descenso ligeramente mayor al del año anterior. Durante el año la evolución fue similar a la del resto del producto, registrando en el último trimestre del año el único incremento.

Las importaciones totales de este producto han descendido el 3,0 % en 2020 al superar el medio millón de toneladas, volumen similar al de 2016, año previo a la avalancha de importaciones extracomunitarias en el mercado comunitario. En total se han importado algo más de 198 kt de la Unión Europea (+3,7 %) y casi 324 kt de países terceros (-6,7 %).En 2020 ha aumentado la concentración de los principales orígenes de las importaciones. Las importaciones procedentes de Ucrania aumentaron el 33,1 % hasta 106 kt, lo que le ha permitido convertirse en el principal proveedor tras la disminución de las originadas en Indonesia (-1,2 %), primer destino en 2019. En 2020 Alemania ha emergido como cuarto destino principal tras aumentar sus ventas a España el 5,0 %, lo que contrasta con la caída del 38,8 % de las adquisiciones procedentes de la India.De este modo la caída del consumo de chapa gruesa ha sido menor (7,5 %) gracias a la resistencia de las importaciones, con un aprovisionamiento de mercado ligeramente superior a 692 kt. El peso de las importaciones extracomunitarias sobre el consumo se ha mantenido en 47 %, similar al de los últimos seis años.

Bobina galvanizada

En España en 2020 se ha producido prácticamente 1,5 millones de toneladas de bobina galvanizada, lo que representa un descenso del 22,3 %. Al igual que en el caso de las bobinas es un producto intensamente relacionado con la automoción, uno de los sectores en los que la paralización de la actividad fue más intensa.

En el mismo periodo las importaciones de bobina galvanizada (no aleada) han disminuido el 8,1 % hasta 1,4 millones de toneladas, después de que el aumento del 9 % del cuarto trimestre compensara parte de las caídas anteriores. Este resultado se debe a la caída de las adquisiciones procedentes de la Unión Europea hasta casi 718 kt (-20,0 %), el nivel más bajo de los últimos once años. Por el contrario, las importaciones procedentes de países terceros han crecido hasta 713 kt (8,1 %), lo que convierte al volumen de 2020 de esta región en el más alto de la serie tras dos años consecutivos de ascensos.En cuanto a los principales orígenes, Turquía ha seguido incrementando sus exportaciones a España y ya supone algo más de 357 kt (40,3 %), equivalentes al 25 % del total. Cabe recordar que en 2015 las importaciones procedentes de este país apenas superaron las 52 toneladas. En el lado contrario, las importaciones procedentes de Italia han caído el 58,4 % hasta 99 kt, lo que le ha permitido perder su posición como segundo origen, mientras que las importaciones procedentes de China han descendido el 44,5 % hasta 92 kt.

En 2020 la caída del consumo aparente ha sido del 17 % hasta 2,4 millones de toneladas, descenso inferior a la producción gracias al crecimiento de los proveedores extracomunitarios. Esto ha permitido que su peso sobre el consumo ascienda al 34 % del total, el más elevado de la serie histórica.

Bobina pintada

En 2020 la producción de bobinas recubiertas con material orgánico (también denominadas bobinas pintadas) ha caído el 13,2 % hasta 349 kt, resultado que ha compensado parte de la subida del año anterior.Las importaciones de bobinas pintadas han retrocedido el 5,6 % al suponer casi 130 kt. La mayor contracción se produjo en el tercer trimestre (-54,5 %) como consecuencia de la caída del 82,2 % de las originadas en países terceros, el único descenso que experimento esta región durante el ejercicio.

Como resultado, se han importado 46 kt de la Unión Europea, esto es una caída del 13 ,6 % que compensa el aumento del año anterior; mientras que las importaciones procedentes de países terceros se estabilizaron en torno a 84 kt (-0,6%).

En 2020 los principales proveedores de bobinas pintadas han sido Vietnam (20 % del total) e India (18 %), junto Italia y Portugal (11 % y 10 % respectivamente). Los principales incrementos se han observado en los orígenes extracomunitarios (del 41,1 % en India y del 32,3 % en Vietnam), lo que contrasta con los descensos de los proveedores europeos (del 11,1 % en el caso de Italia y del 13,6 % de Portugal).

Inoxidable

Entorno internacional

En 2020 la producción mundial de acero inoxidable ha caído el 2,5 % en 2020 hasta 50,9 millones de toneladas[1]. Los descensos de la actividad afectaron principalmente a la primera mitad del año, con un retroceso de casi el 9 % y del 13,4 % en el primer y segundo trimestre; mientras que en el cuarto la producción se expandió prácticamente el 14 %.

En China, principal productor, el impacto de la pandemia ha reducido el ritmo del crecimiento. El país asiático ha producido en total más de 30,1 millones de toneladas de inoxidable en 2020 (+2,5%) y supone el 59 % de la producción mundial. Sin la contribución de China a la producción, la actividad mundial habría caído el 9,0 % en 2020.

En el resto de regiones la producción ha descendido en 2020, al igual que en el año anterior. En el resto de Asia la producción ha sido de 6,4 millones de toneladas, al registrar por segundo año consecutivo la principal contracción (18,6 %). La caída de la actividad en Estados Unidos ha sido similar al caso anterior al producir 2,1 millones de toneladas en 2020 (-17,3 %).La fabricación de acero inoxidable en la Unión Europea ha descendido el 7,1 % hasta 6,3 millones de toneladas en 2020. En España la caída ha sido ligeramente inferior al producir en el último ejercicio algo menos del millón de toneladas (-6,8 %).

Materias primas: mineral de níquel

Una de las aleaciones más importantes en la producción de inoxidable es el níquel, metal no férrico, lo que le convierte en una de las materias primas que más influye en el coste de producción.

En el primer trimestre de 2020, la paralización de la actividad económica provocada por la crisis sanitaria de la Covid-19 detuvo la escalada de la cotización del níquel que se había observado desde el año anterior[2]. En abril la cotización alcanzó un mínimo de 11.753 $/tonelada[3], lo que representa un descenso anual del 8,3 % y del 13,3 % sobre enero de 2020 que coincide con la intensificación de la caída del comercio mundial.Desde entonces la reactivación de la actividad económica impulsó la recuperación del precio, lo que ha permitido a la cotización cerrar el año en nivel medio de 16.807 $/tonelada, esto es un incremento anual del 21,8 % y del 43,0% sobre abril de 2020.

En el inicio de 2021 el incremento de la demanda industrial en el mundo ha favorecido que la presión del precio se haya mantenido, un fenómeno que está afectando a la mayoría de las principales materias primas[4]. En el caso del níquel, en lo que llevamos de año la cotización media ha subido el 26,3 % hasta 17.393 $/tonelada, alcanzando a finales de febrero el nivel máximo de los últimos cinco años (19.689 $/tonelada), similar al nivel que se registró en 2011. Posteriormente, entre marzo y abril el precio se debilitó, si bien en mayo se ha producido un repunte al alcanzar de media los 17.606 $/tonelada, lo que representa un ascenso anual del 45,1 % y del 6,8 % sobre el promedio del mes anterior.

Importaciones de aceros inoxidables

Planos: chapas laminadas en frío

En 2020 las importaciones totales de chapas laminadas en frio, el producto más representativo de los aceros inoxidables planos, han descendido el 19,4 % hasta 128 kt. Por orígenes, las procedentes de países terceros han disminuido el 32,5 % hasta 49 kt, mientras que el descenso de las comunitarias ha sido más limitado al superar los 79 kt (-8,3 %). A pesar de la caída de las importaciones extracomunitarias, el volumen de esta región aún se sitúa casi el 15 % por encima al promedio de 2017-2015.El único ascenso del ejercicio se produjo en el primer trimestre, y se debió al incremento del 28,1 % de las extracomunitarias ante la apertura del contingente de salvaguardia en enero. Desde entonces las importaciones procedentes de esta región experimentaron las principales caídas, lo que contrasta con el crecimiento de las de origen comunitario en el tercer (3,2 %) y cuarto trimestre (15,7 %).

En el último año apenas se han producido cambios entre los principales proveedores de este material, con Francia (23 % del total) e Italia (20 %) a la cabeza, junto Malasia (11 %) y Finlandia (8 %). Entre los principales proveedores, las importaciones procedentes de Finlandia han protagonizado el único ascenso (31,1 %), mientras que las originadas en Malasia han disminuido el 50,1 %. En el caso de las procedentes de Francia, el descenso ha sido más limitado (6,5 %).

Inoxidables largos

Las importaciones de productos inoxidables largos han retrocedido el 28,1 % al suponer algo más de 11 kt en 2020. El descenso ha sido similar en ambos orígenes, al importarse casi 7 kt de la Unión Europea y 5 kt de países terceros.En el primer trimestre las importaciones crecieron el 10,6 % gracias al ascenso del 54,3% de las procedentes de países terceros. A diferencia del caso anterior, el deterioro de las importaciones se fue acentuando tras el segundo trimestre, observándose en los últimos tres meses del año una caída superior al 50 % que afectó de manera similar a ambas regiones.

En 2020 las importaciones de los cuatro principales proveedores han retrocedido, lo que ha reducido su peso sobre el total en 9 puntos porcentuales (72 %). En especial ha destacado la contracción del 45,6 % de las importaciones procedentes de la India y de prácticamente el 40 % de las procedentes tanto de Alemania como de Taiwán. Por el contrario, las importaciones procedentes de China han crecido el 68,1 % hasta 1 kt, lo que le sitúan prácticamente al mismo nivel que India, el cuarto proveedor.

Otros aleados

En 2020 la producción de acero bruto de otras aleaciones ha disminuido el 33,5 % al rozar el medio millón de toneladas. Este resultado se debe a la fuerte caída de la demanda que ha experimentado el sector de la automoción, uno de los principales consumidores, paralizado prácticamente por completo entre abril y mayo, una situación nunca vista fuera de periodos bélicos. En el último mes del año, sin embargo, se observa un cambio de tendencia al aumentar el 4,5 % la producción de aleados.

Del mismo modo, las entregas totales han disminuido prácticamente el 19 % ante el deterioro que experimentaron ambos mercados y en especial el de países terceros. No obstante, la recuperación del mercado comunitario en la segunda mitad del año ha permitido reducir la intensidad de la caída.

Las importaciones totales de productos siderúrgicos de otros aleados han descendido un 19,5 % en 2020 hasta 1,2 millones de toneladas. De la Unión Europea se han importado 1,1 millones de toneladas (-16,5 %) y prácticamente 126 kt de países terceros (-38,8 %), si bien en el cuarto trimestre se ha observado una recuperación al registrar un ascenso de más de 16 % en ambas regiones.En 2020 Francia se ha mantenido como principal origen al concentrar el 41 % del total. Alemania se ha consolidado como segundo proveedor (21 %) al protagonizar un ascenso del 11,6 % en el ejercicio, el único crecimiento entre los principales orígenes, mientras que las importaciones procedentes de Italia han registrado la principal caída (26,1 %), similar a la de Francia (25,0 %).

Panorama económico

2020 será recordado como el año del Gran Confinamiento. El shock provocado por la pandemia mundial de la Covid-19 ha paralizado prácticamente nuestras vidas y la actividad economía. Como resultado, en el último año hemos visto caídas generalizadas en la mayoría de sectores e indicadores macroeconómicos, de las más acentuadas de la historia, al que le ha seguido un colapso del crecimiento y comercio internacional sólo comparable con la contracción de la segunda guerra mundial.

En 2020 se ha producido en el mercado peninsular de tubos soldados de pequeñas dimensiones y en el mercado español de tubos sin soldadura algo más de 1,1 millones de toneladas en total, lo que implica un descenso del 10,1 % sobre el año anterior, el segundo consecutivo. La actividad ha bajado tanto en el segmento de tubos soldados como sin soldadura. En el caso de las importaciones el retroceso ha sido incluso superior, con caídas superiores al 20 % en ambas categorías de productos, como se verá a continuación.

Tubos soldados

Las cifras de tubos soldados se refieren al total peninsular (España y Portugal).

Producción

En 2020 la producción peninsular de tubos soldados no inoxidables de diámetro inferior o igual a 406,4 mm ha sido de 975 kt, lo que representa un descenso del 7,6 % sobre el volumen del año anterior. La caída de la actividad afectó principalmente a la primera mitad del año, destacando la contracción del 24,1% del segundo trimestre que coincide con los confinamientos más estrictos. Con la reactivación de la economía europea, en el segundo semestre la producción se estabilizó e incluso creció ligeramente en los últimos tres meses (0,7 %).

Comercio exterior

Importaciones

Las importaciones de tubos soldados han bajado el 22,9 % al suponer algo más de 215 kt en 2020. El único incremento del ejercicio se produjo en el primer trimestre (9,3%), mientras que en el segundo la contracción fue de prácticamente el 45 %. Este descenso se debe al severo confinamiento que se sometió Italia, el principal origen de las importaciones peninsulares de este producto (67 % del total) y que en el total de 2020 han experimentado un retroceso del 26,9 %.En 2020 el único ascenso destacable del ejercicio lo han protagonizado las importaciones procedentes de Reino Unido (63,2%), el primero en tres años y que coincide con la finalización del periodo de transición del acuerdo de retirada de la Unión Europea. 

Exportaciones

Las exportaciones peninsulares de tubos soldados no inoxidables de diámetro inferior o igual a 406,4 mm, en 2020 las ventas exteriores de este producto registraron un ligero ascenso del 0,6 % al suponer prácticamente 404 kt. El único descenso se produjo en el segundo trimestre (22,8%) con la paralización del comercio internacional que provocó la Covid-19, mientas que en el tercero la disminución fue de casi el 1%. Por el contrario, en el cuarto trimestre ascendieron el 19,8%, lo que coincide con la mejoría de la situación epidemiológica en el continente europeo.

Las exportaciones destinadas al principal mercado, Francia, crecieron el 9,3% hasta 162,7 kt y suponen el 43% del total, mientas que las exportaciones destinadas a Países Bajos ascendieron el 1,0 %. El resto de destinos, por el contrario, experimentaron una caída en 2020, destacando los descensos del 11,5% de las exportaciones a Reino Unido y del 24,1% a Polonia.

Aprovisionamiento de mercado

En 2020 el deterioro de la demanda ha sido más intenso que en el lado de la producción. Los confinamientos derivados de las medidas de protección contra la pandemia han provocado la paralización de la actividad de la mayoría de sectores consumidores de tubos soldados de pequeñas dimensiones, como la automoción, los electrodomésticos o la construcción, lo que ha exacerbado los descensos.

En 2020 la demanda de tubos soldados de pequeñas dimensiones cayó el 18,7 % hasta 761,2 kt. En todos los trimestres del año se observaron caídas anuales del consumo, destacando las contracciones del segundo trimestre (33,4%) y del cuarto (18,7 %).

Tubos sin soldadura

Producción

La producción total de tubos sin soldadura en España (todas las calidades) ha descendido el 23,6 % en 2020 hasta 150 k, la tercera caída anual consecutiva.

La producción comenzó el año registrando un ascenso del 21,4 % en el primer trimestre. En el segundo trimestre con la entrada en vigor del estado de alarma, la producción cayó el 24,6 %. Posteriormente y a diferencia de otros sectores, los descensos se acentuaron con el transcurso de los trimestres hasta el 46,4 % del cuarto. El deterioro del precio del petróleo en el último año se ha mantenido con la caída de la demanda provocada por la pandemia, llegando incluso a cotizar en negativo en el caso del barril WTI. Esta situación ha seguido desincentivando las inversiones internacionales del sector energético.

Comercio exterior

Importaciones

Las importaciones de tubos sin soldadura han descendido el 32,5 % en 2020 hasta suponer 110 kt, la segunda disminución anual consecutiva. En todos los trimestres se produjeron caídas, siendo más intensas en el primero (41,6 %) y en el último (30,8 %). En total se han importado más de 74 kt de la Unión Europea (-28,9 %) y prácticamente 36 kt de países terceros (-38,8 %).

Algo más del 58 % de las importaciones han procedido de los principales proveedores: Alemania (20% del total), Estados Unidos (16 %), Italia (15 %) y Eslovaquia (7 %). Todos los principales orígenes de las importaciones han experimentado un descenso en 2020 y en concreto, las procedentes de Alemania (-35,7 %) e Italia (-27,8 %). El menor descenso se ha producido, por el contrario, en las importaciones procedentes de Eslovaquia (-8,0%).