Comunicación

Posicionamiento

20 de mayo de 2021

El Consejo de Ministros, en su reunión del 15 de diciembre de 2020 y a propuesta del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, acordó iniciar la tramitación del anteproyecto de Ley por la que se crea el Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico (FNSSE), el cual fue remitido con diversas modificaciones al Consejo de Estado el pasado 30 de abril.
 
El FNSSE, tal y como refiere su exposición de motivos, tiene por objeto asumir los costes asociados al régimen retributivo específico de las renovables, cogeneración y residuos (RECORE), extrayéndolos del conjunto de cargos del sistema eléctrico y trasladando progresivamente la mayor parte de su financiación a los comercializadores y operadores de todos los sectores energéticos.
 
Pero la industria no puede asumir más costes energéticos ajenos. Por este motivo, la Alianza por la competitividad de la industria española, entre cuyos miembros se encuentra UNESID, presenta un documento el 20 de mayo de 2021, rechazando dicha medida.
 
EL FNSSE costaría 2.650 millones de euros a la industria española.
 
 

UNESID, representando a la industria siderúrgica y de primera transformación española, explica su posición y presenta sus propuestas para modernizar la política comercial común de la Unión Europea.

Leer documento de UNESID sobre política comercial

La siderurgia es el principal sector consumidor de energía eléctrica y, además, contribuye a la estabilidad del sistema eléctrico modulando su demanda y prestando el servicio de interrumpibilidad que es una de las herramientas más flexibles y eficaces con las que cuenta el sistema eléctrico español  para garantizar la estabilidad del suministro.
 
Pero para poder mantenerlo se necesita tanto un precio competitivo de la electricidad, como una estabilidad en el mismo y, sobre todo, una regulación sin sobresaltos. Lamentablemente la situación española adolece de ambas cosas: los precios de la electricidad son muy volátiles, aunque con una tendencia al alza, y la regulación carece de estabilidad.
 
UNESID ha ofrecido en múltiples ocasiones su colaboración al Gobierno para encontrar una solución a estos asuntos, en línea con las de los principales países de la Europa Continental. Mientras no se alcance una solución estable es muy difícil conseguir un clima que favorezca la inversión industrial en sectores muy intensivos en capital, como es nuestro caso.

TODO SOBRE UNESID

EL SECTOR DE LA SIDERURGIA

ACERO Y SOCIEDAD

BLOG DE ACTUALIDAD