Los electrodos, o cómo un suministro puede llegar a ser crítico.

electrodos

Los electrodos de grafito son un suministro esencial para la producción de acero en hornos eléctricos (EAF). Son los polos a través de los que se hace pasar la corriente eléctrica por el horno para fundir la chatarra. Los hornos altos también los utilizan, aunque de manera mucho más reducida, en la metalurgia secundaria.

China es el país con mayor capacidad productiva de estos electrodos, por delante de Japón, la Unión Europea o los Estados Unidos, siendo hasta ahora un importante exportador. Pero en 2017 se ha producido un cambio radical en ese país. China había llegado al liderazgo en la producción “jugando con ventaja”, con fábricas muy competitivas en costes pero sin inversiones para reducir la contaminación derivada de esta fabricación. Al alcanzar en China niveles muy preocupantes de contaminación, su Gobierno ha tomado dos medidas: ha cerrado fábricas con una capacidad aproximada de 300.000 toneladas/año en el norte del país y ha restringido en un 20% la producción en las provincias de Henan y Shandong. Algunas fuentes cifran en 500.000 toneladas la producción china en 2017 después de estas restricciones.

A raíz de esta caída de la producción, los precios de los electrodos en el mercado internacional se han disparado, del mismo modo que las acciones de sus productores. Algunas han subido un 562% de enero a septiembre.  Pero un problema mayor puede ser la falta de abastecimiento, que ya se está notando en países donde la producción de acero estaba creciendo, como Irán  o Turquía.

Por supuesto, de la misma manera que sucedió cuando el petróleo estuvo caro, el alto precio invitará a invertir en nuevas capacidades, pero estas plantas necesitarán entre uno y dos años en estar activas.

Por tanto, los productores siderúrgicos van a tener que seguir gestionando este problema durante los próximos trimestres. Y la conclusión que se puede extrapolar para otras industrias es que la globalización de la cadena de aprovisionamiento es útil cuando está diversificada, pero cuando los proveedores se concentran en una sola región puede suceder que elementos a los que no se daba importancia, se acaben convirtiendo en críticos. La continuidad del servicio debe valorarse tanto como el precio.

Comparte la noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al blog

Date de alta para recibir notificaciones cada vez que se publique un artículo nuevo en el blog.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al blog

Date de alta para recibir notificaciones cada vez que se publique un artículo nuevo en el blog.

Posts relacionados

Categorías